28/2/12

Dando cuerda al reloj

Llega un hombre a la India y mientras pasea por una aldea se encuentra con un gurú sentado en una alfombra, desnudo y con una erección.

- ¿Qué hace maestro? – le pregunta.

- Doy la hora.

- Bueno – contesta extrañado el visitante–. ¿Y qué hora es?

El gurú mira la sombra que proyecta su pene en el suelo y responde:

- Son las dos.

El hombre mira su reloj y, sorprendido, contesta:

- Es cierto.

Despidiéndose, sigue su camino y se encuentra con otro gurú desnudo y tumbado en el suelo, y también con el miembro erecto.

- No me diga nada – dice el viajero –. ¿Usted da la hora?

El gurú se mira la sombra de su polla y contesta:

- Si, son las tres.

Sorprendido por tal habilidad, el hombre sigue su camino y se encuentra con un tercer gurú, que al igual que los anteriores, está desnudo sobre una alfombra, pero con la diferencia que se está dedicando a masturbarse con energía.

- Maestro, ¿Por qué hace esto? ¿Usted también da la hora?

- Sí, yo también doy la hora, pero primero le estoy dando cuerda al reloj.

6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

jejejejejejejejejeje.

Buena manera de justificarse.

Saludos

Kassiopea. dijo...

Es que a los relojes antiguos hay que darles cuerda.

caarsa dijo...

jeje , muy buena excusa

Saludos

AZAHARA dijo...

Y los hay automáticos...

Pedro Álvarez Fotografía dijo...

Jajajaja..muy bueno...

Juanjo Morcillo dijo...

Jajaja yo lo veia previsible ya con el 3º xD