18/9/14

Operan a un pez por un tumor en la cabeza

Pip Joyce, el dueño de George, un pequeño pez dorado, estaba muy preocupado por el estado y la salud su mascota y decidió llevarlo a una veterinaria en Melbourne, Australia, donde le dieron la mala noticia: había que operarlo. 

El pez tenía un tumor entre la cabeza y su lomo y había que extraerlo. Joyce aceptó la medida y comenzó los preparativos. 

La intervención estuvo a cargo del hospital veterinario Lort Smith y fue atendido por el doctor Tristan Rich. 

Los médicos durmieron y anestesiaron a George, mientras le suministraban algo de agua para que no perdiera sus funciones básicas. Una vez dormido, Rich suministró oxigeno al pequeño pez a través de su boca y comenzó a sustraerle el tumor. Cuando la cirugía finalizó, George fue llevado a la unidad de recuperación donde continuó conectado a un respirador. 

Rich le inyectó calmantes para el dolor de la herida y antibióticos para evitar cualquier tipo de infección. A los pocos minutos, el pez comenzó a respirar por sus propios medios, lo que tranquilizó a los especialistas. Pronto comenzó a nadar.

Según relató a una radio local el médico a cargo, la operación tuvo una duración de 45 minutos y costó "unos cientos de dólares australianos". Rich contó, además, que ya había hecho una intervención similar en un par de oportunidades. Se espera que George pueda vivir ahora unos 20 años más, con lo que sumaría 30 sobre el final de sus días.

2 comentarios:

Shakmuria dijo...


Sorprendente. El amor por una mascota puede llegar a ser así.

Juan Carlos dijo...

Y la gente muriéndose de hambre...