2/2/11

CUIDADO CON LAS POMADAS AFRODISIACAS

Un hombre va a casa de una amiga para echar una canita al aire. A la hora del asunto, el pene no le responde, así que, un poco preocupado, le dice a la amiga que lo espere un momento.

Va al baño y en la oscuridad busca en el botiquín algo que le ayude a solucionar el problema. Encuentra una pequeña cajita con pomada, se la unta y: oh maravilla!, le devuelve al instante su vigor juvenil.

El tipo vuelve a la cama y le hace el amor a la amiga quien queda extasiada ante tal vigor. Una vez terminado todo, al hombre le entra la curiosidad de saber qué se había untado. Se levanta, va al baño, enciendela luz y busca la pomadita.

Después de un buen rato la amiga entra al baño y lo encuentra desmayado en el suelo, con una cajita en la mano en la que se lee:

“Pomada Bayer para callos. Se endurece, se seca, se pudre y se cae”

8 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Bueno pero el apaño se lo hizo no? jajajajajaja

alma máter dijo...

Jajajajaja.. si es que ¿pa qué está la luz.. PA QUÉ?????

Capazorros dijo...

¡O sea, que la amiga tenía callos!

Ana dijo...

O era un "callo" la amiga,jejeje

Julio-jagdo dijo...

Gran descubrimiento para el cambio de sexo.

CAARSA dijo...

Es que hay que leer , que si no despues ...

SAludos

Sisco dijo...

jajaja, y murió del susto!

noveldaytantos dijo...

Que le quiten lo bailao, o lo fornicao, vaya.